martes, 6 de julio de 2010

Utopian Paranoia: Capítulo II: Lera

Licencia de Creative Commons
Utopia Paranoica by Karel Paula Olabuenaga Garzon is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://lerakarel.blogspot.com.es/search/label/Utopian%20Paranoia.

Estaba asustado, desconcertado, y creía que me había vuelto loco, mi asombro ya era lo suficientemente grande como para que encima la persona que más había amado y que creía por muerta, ahora estuviese ¿viva! frente a mis ojos y hablando con ella como si nada, deseaba tocarle, abrazarle, besarle, pero no sabía con certeza si era ella y menos aún, si lo que estaba viviendo era real o simplemente eran un conjunto de experiencias soñadas que mi subconsciente hubiese generado y de las cuales tarde que temprano acabaría despertando.
Además, ella misma se había presentado con el nombre de Lera y peor aún, decía ser mi Guardiana Moderada, que ni idea tenía de qué cojones era eso.

- Veras es importante que prestes atención a lo que te voy a contar, no se cuanto tiempo nos queda, estamos en una zona controlada por un sueño y aunque ahora eres un RENoD, puedes volver a ser un RED en cualquier momento, si entras en estado de inconsciencia de nuevo.
- ¿Qué? ¿Qué me estás contando mujer? Si pretendes tranquilizarme, precisamente lo que estás logrando es todo lo contrario, de lo último que me acuerdo es de que …
- Hazme caso por favor, ten, coge esto y colócalo sobre tu cabeza.

Lera, era preciosa, su apariencia se podía resumir en una sola palabra, “Angelical”, no solo por su hermosa apariencia, sino, también por su forma de ser, su trato, todo en ella, hasta su aparición instantánea en el momento más oportuno, incluso su cargo de guardián moderador, pues éste es sinónimo de ángel.

Está claro que ella, no podía ser Arel, pues mi novia, había muerto meses atrás en un accidente.

Lo que me dio era un pequeño objeto cristalizado, bastante sofisticado y elaborado, con un extraño dispositivo minúsculo enganchado a ella, no tenía ni idea de para que servía, ni que efecto tendría sobre mi al ponérmelo, pero le hice caso, algo me decía que ella, lo que menos quería era hacerme daño, sino todo lo contrario. Lo tome entre mis manos y la mire como esperando que me explicase como colocarlo.

- Solo colócalo sobre tu cabeza, en la zona frontal, justo encima de tu frente - explicó paciente.

En cuanto lo hice el objeto se volvió líquido y entró en mi, al instante mis ropas cambiaron, eran iguales a las suyas con una ligera diferenciación, en las suyas había un emblema con una especie de insignia formada por las iniciales de GM, las cuales estaban rodeadas por un círculo ligeramente ovalado y de éste, sobre el fondo azul-marino del emblema, unas alas que envolvían las letras de GM, y todo en distintos tonos y gamas de azules, aparentemente daba la sensación de que era el logotipo de alguna organización o grupo.



- ¿Esto? – señalaba el emblema que me había quedado mirando durante largo tiempo – No son más que las iniciales de guardián moderador, el identificativo de mi cargo por así decirlo dentro del sistema al que pertenezco.

- Ah! Claro, GM, guardián moderador, sí, como no habré caído por mi propia cuenta - dije irónicamente - Cómo si pudiera saberlo…

- Muy bien, ahora ya no podrás ser afectado por los sueños – me dijo sin más, pasando de mis irónicos comentarios – Este LPAMS, te mantendrá como RENoD, sin peligro a que vuelvas a ser un RED.
- ¿RENoD?
- Sí, Recuerdo Esencial No Dependiente.
- ¿No Dependiente? ¿no dependiente de que?
- De lo sueños.
- ¿De los sueños?
- ¡Sí!, y deja de repetir todo lo que digo, ya te lo explicaré todo cuando lleguemos a donde te debo llevar, ahora como te he dicho, no podemos quedarnos aquí. Esta es una zona no segura, no me explico como has llegado hasta aquí sin ser dominado por los sueños y que aun permanecieses como un RENoD, sin necesidad del LPAMS.

- ¿Sin ese extraño objeto de cristal que luego se ha metido en mi cabeza?

- Sí, el LPAMS, gracias a ese localizador protector aislante mental de sueños, que es como se llama, tu conciencia y tú yo, son autónomos aun y no eres dependiente del sueño en el que nos encontramos ahora.

- ¿Dices que estamos en un sueño?
- Sí, así es.
- Pero eso es imposible, somos conscientes de que estamos aquí, es decir, cuando uno sueña, no suele ser consciente de que está soñando…
- jeje, en este mundo sí, pero solo si eres un RENoD.
- No lo entiendo, me estoy liando más.
- Ya te lo he dicho es complicado y no tengo tiempo de explicártelo todo ahora. Debemos irnos, por favor hazme caso.

- Ok. Está bien, te sigo. - ¿Qué podría ser tan peligroso para tener a Lera tan preocupada? Realmente su insistencia en que nos fuéramos lo antes posible de ese lugar, fue lo que me convenció, bastante intrigado estaba ya, pero esa intriga no se podía comparar a mi nerviosismo generado por la preocupación de ese peligro del que intentaba prevenirme.
- Bien, entonces toma mi mano, aun no sabes usar el LPAMS, así que con que estés en contacto conmigo, el tuyo funcionará en base a las ordenes que le de al mío.
- ¿Tu mano? ¿Para qué?
- Hazme caso, así podremos irnos de esta zona, trasladarnos y llevarte a un lugar seguro, a una zona segura.
- ¿A donde me llevas?
- Ya te lo he dicho, a una zona segura, fuera de la zona No PAS en la que nos encontramos ahora, zona no peligrosamente afectada por los sueños, pero que aun así, no esta controlada, no es segura del todo, aun que no es un peligro grande como otras.

- Deja de usar palabras que no entiendo, así me liaras menos, al menos hasta que me expliques todo con detalles.
- ¡Perdone usted! – contesto Lera con cierto tono despectivo, claramente molesta por el modo en que le había hablado – llevo aguantando sin cabrearme durante un buen rato todos tus malditos comentarios que se pasan de irónicos a extremadamente bordes, y por algo te estoy diciendo el significado de las palabras desde que me he dado cuenta de que no me estas entendiendo.
- Pues incluso así, no te entiendo, así que ahórrate el suplicio.
- Ok. Pues como quiera usted – apartó sus hermosos ojos de mi vista y no dijo ni una sola palabra más, claramente estaba molesta por mi comportamiento, habíamos empezado con mal pie, pero es que siempre he sido así, cuando algo me pone nervioso, me vuelvo borde a causa de la impaciencia, en ese momento no me di cuenta, pero me pase con ella bastante, solo intentaba ayudarme y yo todo lo contrario, no hacía más que ser una molestia y aun así, ella seguía igual de amable que desde el primer momento que la conocí.

Me extendió la mano, como si esperara que se la cogiera y volvió a mirarme, estaba claro que rencorosa no era, del tipo de chicas que no les dura mucho un enfado. Extendí la mía y la agarre con delicadeza, sus manos eran suaves, pero firmes, con seguridad, denotaban bondad y fuerza, ni muy grandes, ni muy pequeñas, todos esos rasgos pude denotar con un simple contacto de ella.

- Muy bien aquí vamos, puede que te marees un poco, pero solo será al principio.

Y en el acto ambos volvimos a desaparecer igual que había aparecido yo solo anteriormente en aquel parque bajo el mirador.

Continuará…







No había subido nunca esta ilustración, es una escena en la que sale Lera, protagonista de mi historia y guardiana moderadora de Ker, el protagonista masculino, en la cual ella está atravesando una zona dependiente de los sueños, para escapar de dicha realidad o más bien sueño o realidad soñada, es una parte de la historia que aun no podéis entender muy bien, pues ni siquiera sale explicada en el guión de este segundo capítulo, pero como me mola mucho ésta ilustración, os la he subido, así como el capítulo II de la historia, espero que os guste.

Licencia de Creative Commons
Utopia Paranoica by Karel Paula Olabuenaga Garzon is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://lerakarel.blogspot.com.es/search/label/Utopian%20Paranoia.

Esta historia es propiedad de Karel Paulette Olabuénaga Garzón, cualquier plagio o copia ilegal, será denunciada por la autora.

No hay comentarios:

Analytics